Las hierbas culinarias son hierbas o plantas que se utilizan habitualmente en la cocina, ya que aportan sabores y aromas diferentes y complementan además las virtudes y propiedades organolépticas de los alimentos principales de las recetas.

Entre estas hierbas nos encontramos con la albahaca, una hierba culinaria que destaca y sorprende por su aroma en ocasiones bastante fuerte. Por ello es habitual su combinación con pasta, tomates, huevos, arroz, pimientos y berenjenas.

Esta planta crece con facilidad y puede cultivarse en macetas o simplemente en tu jardín. Tiene unas hojas muy atractivas y es un aromatizante natural.

Estos son algunos de los aportes que hace la albahaca a la medicina más allá de sus beneficios en la cocina:

Refuerza el sistema inmunológico: Tanto las hojas como el aceite de albahaca cuentan con propiedades antibacterianas, lo que la convierten en un importante aliado para combatir las infecciones. Fortalece el sistema inmunológico y posee propiedades antibióticas. Puede aplicarse directamente en heridas y hongos y su ingestión puede contrarrestar catarros y resfríos.

Cálculos Renales: La albahaca es sumamente beneficiosa para los riñones. Una combinación de hojas de albahaca y miel, puede lograr que se eliminen del tracto urinario. (Beber durante 6 meses)

Picaduras de insectos: En el caso de picaduras o mordeduras de insectos, la albahaca actúa como desinfectante. Puede tomar una cucharadita de jugo de hojas, aplicar el jugo en las heridas o hacer una pasta con las raíces.

Protege el corazón: Las propiedades antioxidantes de la albahaca ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos, limpian la sangre y reducen los riesgos cardíacos.

Cáncer: sus propiedades antioxidantes actúan protegiendo los radicales libres que son los que combates enfermedades como el cáncer. Los flavonoides y el betacaroteno impiden la oxidación.

Estrés: Si te sientes nervioso o estresado, te recomendamos masticar 10 o 12 hojas de albahaca para calmar la ansiedad, al mismo tiempo que aporta nutrientes y limpia la sangre.

Resfrío, tos y dolor de garganta: La albahaca se utiliza en muchos jarabes para la tos por su efecto expectorante. Moviliza la mucosidad, alivia la bronquitis y el asma.

Publicidad





CÓMO HACER TÉ DE ALBAHACA:

Ingredientes:

-10 gramos de hojas frescas de albahaca

-1 litro de agua

Preparación:

En un cazo pon el litro de agua y lleva a ebullición. Antes de que empiece a hervir añade las hojas frescas de albahaca (no secas), y deja hirviendo durante 3 minutos. Pasado este tiempo apaga el fuego, tapa y deja en reposo durante otros 2 minutos. Finalmente cuela y bebe.

Si lo deseas puedes endulzar con un poquito de miel o con azúcar moreno.

BENEFICIOS DEL TÉ DE ALBAHACA:

Es una bebida natural digestiva, ideal en caso de digestión pesada o simplemente para prevenirla.
Es depurativa, ayudando a eliminar toxinas y depurar nuestro organismo.

CÓMO HACER UNA INFUSIÓN DE ALBAHACA PARA LOS NERVIOS:

La albahaca es considerada como uno de los tranquilizantes naturales más adecuados, gracias a que sus hojas son ricas en un aceite esencial ideal a la hora de elaborar baños relajantes de aromaterapia. Por otro lado, la albahaca tomada en infusión ayuda en caso de cansancio, melancolía y agotamiento nervioso.

En lo que se refiere a los diferentes tranquilizantes naturales que podemos utilizar en casa para la elaboración de diferentes remedios caseros cuando nos sintamos algo nerviosos, ansiosos o estresados, también podemos nombrar la manzanilla (relajante y útil para calmar los gases y la indigestión), melisa (calma la mente y relaja el cuerpo, ideal para descansar bien), pasiflora (útil en caso de insomnio provocado por los nervios) y la borraja (ayuda contra la ansiedad cuando se acompaña de nerviosismo).

En el caso de que en algún momento llegues a casa y te sientes nervioso/a, una buenísima idea es que tengas en la despensa albahaca, ya que con sus hojas puedes hacer una maravillosa infusión con beneficios y cualidades relajantes, ideal precisamente para esos momentos.

Ingredientes:

-5 gramos de hojas de albahaca

-Unas gotitas de jugo de limón

-1 taza de agua.

Preparación:

Hierve en un cazo el equivalente a una taza de agua. Cuando el agua entre en ebullición, añade las hojas de albahaca y deja hirviendo 3 minutos. Pasado este tiempo, apaga el fuego, tapa y deja en reposo otros 3 minutos.

Finalmente cuela, añade las gotitas de jugo de limón y bebe.

CÓMO TOMAR LA INFUSIÓN DE ALBAHACA PARA LOS NERVIOS Y CUÁNDO:

Puedes tomar una infusión de hojas de albahaca siempre que te sientas nervioso/a, preferentemente media hora antes de irte a la cama. Si deseas endulzarla, te recomendamos optar por miel, estevia o azúcar moreno de caña integral.

Compartir