Antes de comenzar:

Hidratarte y ve al baño para evitar interrupciones, puedes colocar una música relajante de fondo para que te ayude a crear un ambiente de tranquilidad.

  1. Coloca la almohadilla en tu zona lumbar para alivianar el impacto del peso de tus piernas.
  2. Una vez frente al muro y con la almohadilla en su respectivo lugar, deberás elevar tus piernas y recostarlas al muro manteniéndolas derechas.
  3. Mantén esta posición por 20 aproximadamente y mantente relajado.

Algunos de estos beneficios que la terapia ofrece son:

  • Relajación: Esta terapia es normalmente practicada en el yoga y es conocida por lograr llevar a una especie de conexión entre el cuerpo y la mente. Al ponerla en práctica podrás percibir una relajación muscular casi inmediata y una paz mental.
  • Mejora el proceso digestivo: El adoptar esta posición puede ayudar a la movilidad intestinal haciendo que tengamos una mejor absorción de los nutrientes en los alimentos.
  • Reduce la acumulación de líquido en las piernas:Se pueden observar excelentes beneficios practicando esta terapia, ya que puede hacer que los líquidos atrapados en las piernas bien sea por problemas de sobre peso, fallos renales o cualquier otra causa fluyan con mayor facilidad y nos obstaculicen la circulación de la sangre.
  • Relajar el sistema nervioso: Cuando te encuentras en esta posición puedes entrar en un estado de relajación en el cual podrás poner en práctica las respiraciones lentas mientras cierras los ojos por unos segundos, lo cual tiene un efecto en nuestro sistema nervioso además de aliviar la tensión muscular acumulada.
  • Alivia los dolores en las piernas: Si bien es cierto, duros días de trabajo pueden hacer que nuestras piernas queden adoloridas y agotadas, por esta razón el poner en práctica esta terapia al final del día puede otorgarte magníficos beneficios aliviando el dolor de forma rápida y sencilla.

Si te ha gustado, Compártelo con tus Amig@s

Compartir