La boca seca o sequedad bucal puede causar llagas dolorosas en la boca, labios agrietados, grietas en las comisuras de la boca, ronca y seca la garganta, mal aliento, dolor y cruda de la lengua y la sed excesiva.

La boca seca se produce debido a la insuficiencia de la saliva en la boca. Cuando nuestra boca no produce suficiente saliva, se torna seca e incómoda. La Saliva es necesaria para mantener la boca húmeda, para digerir los alimentos que comemos y para prevenir la infección de bacterias y hongos que viven en la boca.

4 REMEDIOS PARA LA BOCA SECA O SEQUEDAD BUCAL

Los remedios caseros para la sequedad bucal son las mejores opciones para tratar este problema ya que son seguros y no tienen efectos secundarios.

PIMIENTA DE CAYENA:

La pimienta de cayena estimula la producción de saliva, por lo que es uno de los mejores remedios para la boca seca. Coje un poco de polvo de pimienta de cayena en un dedo húmedo, luego se frota alrededor de la lengua. Esto puede causar una sensación de ardor durante algún tiempo, pero va a estimular a las glándulas salivales.

EL JENGIBRE:

Otro remedio muy interesante es a base de jengibre para tratar la boca seca. El jengibre parece ser muy eficaz en la estimulación de la saliva y puede hacer que la sensación en la boca fresca durante más tiempo. Masticar un trozo pequeño de jengibre fresco lentamente. Haga esto varias veces al día para combatir los síntomas de boca seca. También se puede beber 2 a 3 tazas de té de jengibre mezclado con miel a diario para estimular a las glándulas salivales.

ALOE VERA:

Un remedio muy antiguo para el tratamiento de la boca seca es el aloe vera. También ayuda a proteger el tejido sensible en la boca y la mejora de las papilas gustativas. Beber ¼ de taza de jugo de aloe vera a diario para curar la sequedad de la boca. También puedes enjuagar con jugo de aloe vera varias veces al día.

ACEITE DE SEMILLA DE UVA:

El aceite de semilla de uva es otro remedio eficaz para eliminar los síntomas de la boca seca. Su propiedad hidratante ayuda a mantener a boca húmeda por un buen tiempo. Usa tus dedos para frotar un poco de aceite de semilla de uva en la lengua y el interior de tus mejillas. Déjalo actuar durante la noche.

A la mañana siguiente, enjuaga tu boca con agua tibia y a continuación, cepilla tus dientes como de costumbre. Repite esto diariamente antes de ir a la cama hasta que sientas desaparecer la sequedad.

 Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médicos.. Si le ha parecido interesante comparta con familiares y amigos!!
Compartir